La casualidad existe…?

¿Churro?

14567392318493

LA CASUALIDAD EXISTE…?

La historia nos sugiere que, por ejemplo, Cristóbal Colón, descubrió el continente americano por casualidad, cuando buscaba la forma de llegar a la Indias rodeando la circunferencia terrestre. La realidad es bien distinta. Simplemente intentó algo en lo que nadie creía. Eso es lo que sucede con otras muchas cosas, el encuentro, el descubrimiento o el suceso de algo que no pretendíamos. Es la casualidad. Así lo llamamos.

En el siglo XX los grandes físicos teóricos (Einstein, Maxwell, Schodinger, Planck, etc), promulgaron desde la Ley de la Relatividad Especial, hasta la Teoría de Cuerdas. Entre todos han desmontado eso que llamamos casualidad. La casualidad no existe, es tan solo una consecuencia del discurrir del espacio tiempo y una percepción sensorial de nuestro cerebro. Una explicación que nos damos para lo que no podemos comprender.

Si tenemos en cuenta que nuestro universo existe a partir de algo que los físicos llaman singularidad (Big Bang). Todo lo que sucede y sucederá está regido por las leyes de la física. Lo que ha sucedido o tenga que suceder es cuestión de tiempo. Uno de los fenómenos más curiosos de la nueva física cuántica es el llamado efecto túnel o túnel cuántico, que viola los principios de la física clásica. Intentaré explicarlo de la forma más sencilla posible:

Imaginemos una bola de acero que lazada por cualquier sistema choca contra una pared compuesta de un material cuya resistencia supera la fuerza y masa de la esfera. Pensaremos que es imposible que pueda atravesarla y que la única forma de superar la pared sería rodeándola o escalándola.  Pues no; las partículas subatómicas pueden superar la barrera atravesándola literalmente.

Hasta ahora no podemos aplicar estos principios a sistemas grandes… pero eso no quiere decir que no podamos en el futuro. En realidad el hecho de que algo atraviese una pared es cuestión de tiempo y energía. Si lo intentáramos un número X de veces, lo lograríamos, pero no podemos determinar cuándo, ni cuanto tiempo necesitaríamos.

Entonces… ¿no será la casualidad un hecho cierto y nada aleatorio? Pienso que sí. Sucede porque tiene que suceder, en ese momento y lugar, para que pueda continuar la expansión de nuestro universo. No existe la quietud. Nada en ningún lugar del universo está en estado de reposo total. Os propongo un reto: decidme algo, material o inmaterial, vivo o muerto, liquido o gaseoso, que no se mueva nunca jamás…

He sido víctima de muchas de estas mal llamadas casualidades: me han confundido con Jack Nicholson, con un miembro de los Osman Brothers, con un croupier de un casino, con un enanito de Blancanieves, con un sueño, con un viejo verde, incluso puede que haya coincidido con algún ser de otro mundo. Pero, la realidad es que toda mi vida pasada y la que me quede es producto de la casualidad.

Después de un par de sucesos: la canasta de Llull desde veinte metros que dio la victoria al Real Madrid a falta de 0.8” y mi desgraciado incidente cibernético, estoy convencido de que la casualidad no existe. Sin esos hechos este artículo no existiría.

M.Sender

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s