Telequinesia?

Telequinesia?

Telequinesis

Denominada también telequinesis, se trata de la supuesta habilidad de algunos sujetos para interactuar con la materia sin contacto físico alguno. Durante siglos la ciencia ha tratado de encontrar alguna explicación a los numerosos casos documentados en todo el mundo. Es cierto que en muchas ocasiones se trataba de fraudes, manipulaciones, etc., pero en otros, a pesar de que los controles de la sesión fueron  exhaustivos, no se consiguió encontrar ningún efecto o manipulación que explicara de forma satisfactoria el fenómeno. Hoy sabemos que lo que empieza a denominarse ciberquinesia, permite mediante la implantación de microchips en determinadas zonas del cerebro, que algunas personas puedan interacturar a distancia: mover el cursor de un ordenador o activar y desactivar aparatos eléctricos o electrónicos. El implante transforma la energía de la mente en ondas y/o impulsos electromagnéticos que actúan a distancia o a través de alguna conexión con el destino. Ésto certifica que el cerebro si posee cierta capacidad para generar algún tipo de energía, algo que, por otra parte, nunca se ha dudado.

Antes de pasar a detallaros los más documentados y nunca explicados casos de telequinesis, os relataré un suceso nada documentado:

“…Alice se había quedado dormida sobre el verde césped, con su vaporoso vestido ibicenco. El blanco de la tela se movía agitado por el viento levantando algunas briznas de hierba que cambiaban de color al atravesar la línea de sombra del frondoso ciprés canadiense. 

A cientos de kilómetros, en la cama de un hotel de carretera, Marcel, agobiado por el calor de la noche, no conseguía pegar ojo. La ventana de la habitación completamente abierta, las cortinas apartadas… y las gotas de sudor que se deslizaban desde su cuello hasta resbalar por el canal de sus bien formados pectorales. Estaba completamente desnudo y aún así no se sentía cómodo. No es que necesitara dormir, al día siguiente no tenía visitas programadas y podía levantarse tarde, pero después de un día tan caluroso, de haber recorridos tantos kilómetros, sólo y aburrido, que mejor que descansar y escuchar un poco la radio. Podía haber escogido cualquier otro hotel con aire acondicionado, pero en esos parajes no había donde elegir y las distancias eran enormes. No tuvo elección, o eso o viajar otros cientos de kilómetros y probar si tendría más suerte.

Marcel se levantó y se metió en la ducha dejando que el agua fría calmara el calor de la piel. Después se tumbó en la otra cama y agradeció el frescor de las nuevas sábanas. Cerró los ojos y pensó en aquellos últimos días. En Alice, en su vaporoso vestido que dejaba ver su esplendida figura a contraluz, en la alfombra verde el jardín, en los frondosos árboles, en sus labios frescos, sus manos calientes y culo frío. No pudo evitar trasladarse allí en sus pensamientos.

Alice se despertó aturdida. Inmóvil. El pelo agitado por el viento se separaba de su cara y sus manos se hundían sobre su cabeza entre la hierba. Estaba asustada y excitada. Los botones de su vestido empezaron a desabrocharse… primero uno…luego otro…y notó claramente como el vestido se deslizaba sobre sus muslos. Inconscientemente trato de levantarse pero no pudo. Algo la mantenía de espaldas contra el mullido césped. Luego una sensación húmeda sobre sus pezones, como una leve caricia, la misma sensación sobre sus labios entreabiertos… y sus manos autónomas, incontroladas acariciando sus muslos hasta el iceberg de su sexo…después un gemido y de nuevo el viento llenando su cuerpo desnudo de briznas de hierba…

Marcel durmió con Alice en sus brazos, sin ese vestido vaporoso, sin ese calor de la habitación, como si de verdad hubiera hecho el amor sobre la verde alfombra del jardín de su casa. Se masturbó y se derrumbó sobre si mismo dormido de placer. “

 

Casos más creíbles y mejor documentados

nina-kulagina-2

Nina Kulagina. Nació en Julio de 1926 y murió en 1990, en Rusia. Durante años Nina se prestó a todo tipo de controles y experimentos sin que nunca se consiguiera demostrar cualquier tipo de fraude. Sus habilidades o poderes le permitían mover objetos, hacerles levitar e incluso interactuar con la materia en movimiento. Uno de los más famosos experimentos se realizó en un laboratorio de Leningrado el 10/03/1970, bajo la tutela de un grupo de científicos de varias especialidades. Kulagina demostró poder controlar las células del corazón de una rana, aumentando su ritmo cardíaco, ralentizándolo y deteniéndolo totalmente. Se repitió el experimento con un voluntario y Nina detuvo el corazón del hombre hasta casi provocar el infarto. Lo más sorprendente de este caso es que Nina Kulagina ganó en los tribunales una demanda que se había presentado contra ella por fraude. Podéis leer un extenso informe sobre esta increíble mujer aqui:

Informe NINA KULAGINA y también ver pruebas filmadas en Youtube.

Stanisława Tomczyk . Nacida en Polonia fue sometida a diversas pruebas y controles. Era una médium de principios del siglo XX que afirmaba poder hacer levitar tijeras y otros objetos. Bajo hipnosis del Dr. Julian Ochorowicz decía que estaba controlada por una entidad Little rStasia. Después de ser filmada y sometida a diversos controles, parece demostrado que utilizaba algún tipo de hilo que le permitía mover los objetos. Aunque también se sabe que por la presión sobre estos sujetos y la dificultad de reproducir sus habilidades a voluntad y en los momentos exigidos, muchos de ellos recurrieron a algún tipo de fraude.

En este enlace podéis leer opiniones y más informes sobre este real y discutido fenómeno:

TELEQUINESIS, desde tiempos inmemoriales.

No tengo duda alguna sobre el poder de nuestra mente y su capacidad para comunicarse e interactuar a distancia. Eso no significa que debamos dar por cierto cualquier cosa que circula por las redes y medios de comunicación. Hay que ser rigurosos y desenmascarar a los tramposos que tanto daño han hecho y han contribuido a desprestigiar a todos los que con rigor y esfuerzo, durante años, han dedicado parte de su vida a estudiar los fenómenos que la ciencia tradicional no puede explicar. La física y la mecánica cuántica, poco a poco, darán la razón a quienes creemos en su existencia.

M. Sender

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s