Carta a los vivos.

 

img_1921

Carta a los vivos.

Es fiesta, un día señalado. No es día de gala, ni disfraces, ni grandes cenas. No es necesario poder adquisitivo, ni mostrar boato. No hay grandes atascos, ni prisas, ni mal humor mañanero. Sobran los saludos, las reverencias, las apariencias y las buenas caras. No son necesarias reuniones familiares, ni citas, ni compromisos. No habrá críticas, ni cuchicheos, ni opiniones, ni palabras a escondidas. Atrás quedaron los ideales, las ilusiones, los proyectos, los amores, las amistades, las peleas, las guerras, el egoísmo y la hipocresía. Ya no hay dolor ni sufrimiento, ni odio ni rabia, ni crímenes, ni guerras, ni religiones en conflicto. El poder no existe, la avaricia es inútil y la igualdad existe de verdad, y no es una utopía.

Es día festivo, lleno de silencios, de complicidad colectiva, palabras escritas por otros, de misas, de trajes de domingo, de viajes a los recuerdos, de flores sin olor, de corazones rotos, de llantos y, quizá, alguna sonrisa. De rezos, oraciones, miradas al cielo, compadecencias, maldiciones, paseos entre cipreses y algunos vinos.
El martes es uno noviembre. Día de espíritus y fantasmas… día para los vivos.
Nosotros descansamos en paz.

M.Sender

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s