Ciro.

Sobregalgo-espanol-1 el prado, una mancha beige. Su silueta elegante y su porte aristocrático, con su largo hocico saboreando el aire de la mañana. A su lado, su fiel compañero. Negro como la noche, atento a cada movimiento. Un pastor inteligente, un niño grande cubierto de brillante pelo, negro como una noche sin luna.

Recuerdo sus primeros días en el barrio. Teclas de piano por costillas, cicatrices de guerrero superviviente. Ojos de asustadiza melancolía. Una imagen de maldad y desidia, de crueldad humana, con quién nada pide y todo ofrece.
Quizá no fuera el galgo más rápido, el mejor cazador o el más diligente. Quizá tuvo la mala suerte de toparse con un canalla o canallas que no le merecían. Imagino su existencia infernal aquellos primeros años. Sometido, humillado, hambriento y herido.

Un día, un golpe de suerte, le cambió la vida. Un ser humano le buscó una familia, que día a día convirtieron en música sus costillas, en marcas de orgullo sus heridas y la carrera en un juego de amigos. Seguía persiguiendo liebres, entre matas y carrizos, pero esta vez sin ningún castigo.
Ahora, ya no podrá acariciarlo Esteban, no veré más esos ojos cómplices de amigo. Su compañero, negro como la noche, está triste. No veré su larga zancada precedida de su noble hocico.
Ciro no pudo decir nada, no habla, ni reprocha, ni grita, ni emite quejas. Pero estoy seguro que en su última mirada, ante quienes le dieron vida, quienes le cuidaron con la dignidad que merece cualquier ser vivo, expresó todo los sentimientos a Marisol y Jose por haberle querido.
Ya no veré más su lento caminar, subido a sus largas patas… ni su mancha sobre el verde césped… pero permanece su sombra, su collar invisible junto a su fiel compañero. Siempre me quedará la imagen de dos seres humanos y dos fieles amigos, sus juegos y los felices años que vivió junto a ellos.

Ahora es polvo de estrellas.

(Para Marisol y Jose, por Ciro)

HIPOCRESÍA, copa y humo…

Hipocresía, Copa y Humo.

c78

Nuestra legislación contempla el tráfico, cultivo, venta y/o consumo de estupefacientes, como un delito contra la salud pública.
Se encuentra tipificado en el artículo 368 del Código Penal español, que establece: “Los que ejecuten actos de cultivo, elaboración o tráfico, o de otro modo promuevan, favorezcan o faciliten el consumo ilegal de drogas tóxicas, estupefacientes o sustancias psicotrópicas, o las posean con aquellos fines, serán castigados con las penas de prisión de tres a seis años y multa del tanto al triplo del valor de la droga objeto del delito si se tratare de sustancias o productos que causen grave daño a la salud, y de prisión de uno a tres años y multa del tanto al duplo en los demás casos.”

HIPOCRESÍA:
El Estado permite el tráfico, cultivo, fabricación y consumo de sustancias tóxicas que perjudican la salud de los ciudadanos a sabiendas.
El Estado se conforma con campañas publicitarias salvajes y advertencias en los envases, muchas de ellas sexistas y faltas de rigor.
El Estado recauda impuestos a costa de la salud de los ciudadanos, por la venta de estas sustancias.
El Estado no se hace responsable de las consecuencias de su actuación.
EL ESTADO APLICA LA LEY A TODOS LOS TRAFICANTES, FABRICANTES, DISTRIBUIDORES Y CONSUMIDORES….
EXCEPTO A SÍ MISMO . ¿HIPOCRESÍA ECONÓMICA?

COPA:
El alcohol, droga permitida como consecuencia de los sustanciosos ingresos que genera al Estado, vía impuestos, CAUSA 20.000 MUERTES AL AÑO EN ESPAÑA, de forma directa o indirecta. A pesar de ello sigue cobrando por matarte.

HUMO
Un inhalante, el tabaco, producto adictivo, tóxico y con demostrada incidencia en la salud de los ciudadanos, es consentido. Se puede comprar en cualquier estanco, bar, restaurante, gasolinera, etc., eso sí, advirtiendo que MATA. Aquí, después de la copa, también el Estado, se “fuma” cuantiosos ingresos vía impuestos. Las MUERTES por consumo de humo son ALREDEDOR DE 60.000 al año en España.

Visto así…
¿NO ES APLICABLE EL ARTÍCULO 368 del CÓDIGO PENAL AL ESTADO?
¿NO ES PREVARICACIÓN PERMITIR LA COMERCIALIZACIÓN DE PRODUCTOS TÓXICOS PARA SU CONSUMO CON CONOCIMIENTO DE CAUSA Y EFECTO?

¿DONDE ESTÁ EL MINISTERIO DE SANIDAD, QUE DEBE VELAR POR LA SALUD DE LOS CIUDADANOS?

Parece que la HIPOCRESÍA, con COPA Y HUMO…. No es delito…

ESTO NO ES UN CUENTO, ES LA REALIDAD.

En España se producen unas OCHOCIENTAS muertes anuales directamente relacionadas con el consumo de “drogas ilegales” como
Cannabis/marihuana/cocaína/éxtasis/heroína y otras drogas.
*******ES UN SINSENTIDO*****

Mario Sender

 

Caminando sobre las vías

Caminando sobre las vías.15704168532_273aed8b61_b

Dice Neruda que muere lentamente quien se acostumbra a la rutina, quien no transgrede lo establecido al menos una vez en la vida. Quien no lee, ni oye, ni mira, quien no aprovecha un momento de pasión… Quién no arriesga por miedo a perder…
El vagón está lleno. Gente leyendo, gente escuchando música y quizá algunos imaginando el tacto de la piel de un deseo… También otros que mueren lentamente perdidos en la soledad que disimula facebook, buscando el aire que les falta…. Yo, mientras, escribo para no morir lentamente en la rutina… mirando las gotas que se deslizan tras los cristales lanzadas por la nube negra. Como decía Serrat… Es triste ver una lágrima llorar… Hasta que el sol, con la rutina de siempre, convierte las gotas en prismas de cristal para pintar de arco iris otros quince minutos de vida…
Al fondo, la prisión de cristal, por donde escalan los coches dalinianos…espera.

Quizá sea el tren mi sistema de transporte preferido. Siempre te trae o lleva a algún sitio.. O te trae o lleva a quien tanto deseas… Un espacio de despedida o encuentro… Una espera que ilumina horas de vida… Un premio de momentos. Un viaje hasta la cresta de la ola que intentas surfear el mayor tiempo posible. Nada es comparable a un amor en tren. Sería mi último deseo. Mi isla desierta. Mi cielo e infierno. Un viaje interminable en coche cama, sin destino, con mil paradas, mil miradas, mil besos, mil noches de amor… Infinito, intemporal, dos líneas paralelas unidas por el vagón del tu y yo. Viajar en tren ya no es lo mismo. Añoro esos trenes de mi infancia. El traca-tra tartamudo, los suspiros de vapor entre quejidos, la luz mortecina de sus pasillos y el viento con olor a algo revoloteando el cabello de la mujer asomada a la ventanilla. En las noches, el sabor a madera rancia, los novios escondidos y el vagón aferrado a la madre-máquina, guiado colina arriba. Ya no es como antes, cuando el vapor ocultaba la espera.
Tenía un no se qué de aventura, de idilio repentino, de amante paciente e incomodo placer.
Ahora es un avión herido, hermético y frío. Sin alas, sin plumas, desnudo.
Tiene una ventaja: es rápido, si el deseo tiene prisa. Aunque lo mejor, es que el deseo viaje a tu lado, entre olor a madera rancia, luces mortecinas, traca -tra y una estación indeterminada…. Quizá a través de la tundra siberiana o alguna colina con nombre quechua… Un viaje interminable, paciente, al acecho, invisible, con mirada de leopardo..

M.Sender