Patria o muerte….

portada-patria

PATRIA, lo difícil de los perdones.
He leído muchas críticas a la novela de Aramburu y creo que muchos no han entendido nada de lo que pretende. No es la historia de ETA, ni tampoco del conflicto vasco. Un pequeño pueblo y dos familias amigas, íntimas. Un carácter campechano, una vida compartida entre amigos y aficiones. Dos caminos diferentes. Un obrero de la fundición y un emprendedor dedicado a sacar adelante su pequeña empresa de transportes. El ambiente consentido a la fuerza, controlado y vigilado como en las peores dictaduras. Opción: estar dentro o estar fuera. No hay otra postura diferente. He leído incluso críticas lingüísticas a la forma narrativa y poco convencional de Aramburu, sin duda por desconocimiento de esa parte de España que es Euskadi. Aramburu nos sumerge en el lenguaje llano del pueblo, con giros y errores gramaticales consentidos. Un ejercicio valiente que fotografía una parte del país vasco.
Trata la novela de una generación perdida, confundida e ignorante. Una generación arrollada por los ideales inculcados desde la nada. Unos chicos que representan a otros en muchos conflictos del mundo. Jóvenes, de sangre ardiente, erráticos y con pájaros en la cabeza. Héroes sin patria, asesinos en ciernes, manipulados, engañados. Habla de una sociedad cobarde, de lo difícil que es perdonar cuando uno ha creído estar en posesión de la razón. De lo poco que piden las víctimas: reconocimiento y arrepentimiento por parte de los asesinos. Del círculo cerrado de amigos, dónde es fácil ser señalado y muy fácil seguir la corriente del río.
Habla del odio, de la amistad sufrida en silencio, de lo difícil de la convivencia con ideales distintos. También de como las personas cambian, los años que te enseñan, que te descubren mentiras y es difícil aceptarlas. A través de las relaciones Aramburu insinúa que no todo es lo que parece, que el amor te confunde, igual que lo hace la violencia. Un día deseas matar a cualquiera y años más tarde lo lamentas.
He conocido nacionalistas vascos apellidados “garcía” y con ocho apellidos enamorados de España.
Un amigo de Donosti, en una noche triste, lejos de su querida “patria”, me dijo en un hotel: que pidan lo que quieran, que hablen en euskera o arameo, que toquen el txistu desde la mañana a la noche…¡pero que no maten, que no maten coño!
Años perdidos, años de sufrimiento, familias destrozadas, amigos de pensamiento,…total para nada. Un pueblo dividido en dos familias: los asesinos y las víctimas. La cerrazón ignorante y la cultura presa. No hables alto…por si te oyen.
Su lectura merece la pena.
PATRIA, Fernando Aramburu.
M. Sender

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s