El dios del trueno es vikingo.

 

14004421186482_997x0Thor, dios del trueno de los vikingos, homenajea a la afición atlética.
A las 22:40, la lluvia caía implacable sobre el Calderón, sin conseguir desteñir las camisetas rojiblancas. La lluvia descendía del cielo y los cánticos rojiblancos tronaban sin pausa, como si fuera el primer minuto y hubieran conseguido lo más difícil: pasar a la final. Simeone agitaba los tambores como si no hubiera fin, de pie, en la banda, orgulloso de un equipo al que ha inculcado su filosofía: morir luchando hasta que en el campo no quede una brizna de césped.
Lo he repetido muchas veces, no hay afición igual en el mundo.
¿que haría Simeone con una plantilla como la del Madrid?
Hoy por hoy, a dos partidos, el Madrid es muy superior. Su calidad, su profundidad de banquillo, la magia de sus jugadores, le sitúa un escalón por encima. Eso ha decidido la eliminatoria.

Hoy le ha tocado a Benzemá. Una pesadilla junto con Isco, Modric y Marcelo. Los corazones madridistas, arrítmicos, en parada, necesitaban unas buenas “palas disfibriladoras”, los pies del francés. Como un funambulista, con el balón rodando sobre el alambre, como un fantasma atravesando defensas, emulando la hipnosis de Butragueño, ejecutó, con su frialdad habitual, las ilusiones de la mejor afición del mundo. Grandísimo partido del francés, al que siempre defendí y defenderé.

1494449884_660903_1494450087_noticia_normal
El Atlético venció en su estadio, por última vez, al mejor equipo de la historia del fútbol mundial: el Real Madrid. Lástima que no era la final. Los blancos intentarán, en Cardiff, ganar la 12 y la segunda vez consecutiva. Está a punto de hacer historia.
Enfrente, la “vecchia signora”, espera al galán que la conquiste. Nadie más guapo que El Real Madrid.

Mientras, las gargantas truenan y las nubes lloran, con la afición atlética cantando baja la lluvia…

El Dios del trueno es vikingo, pero los tambores y los cánticos, el color y la pasión, el alma, habita en el corazón de los indios, en su dios Manitú, El Gran Espíritu de las praderas.

Estoy orgulloso de mi enemigo. Es justo respetar y honrar a quien luchó en buena lid.

¡Ala Madrid!,

M.Sender

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s