1-O, sensatez?

La Almunia-21.jpg

El cartel es solo una invitación, la decisión es de quien compra…

El próximo domingo asistiremos a uno de los capítulos más importantes de la historia contemporánea de España. Solo un milagro, un ataque de sensatez, evitará que una gran brecha, casi un abismo, se abra entre los españoles. Nada parece augurar que ésto suceda. El Gobierno no puede dar marcha atrás debido a su falta de previsión ante un escenario que nunca creyeron que llegaría a contemplar; el Gobierno catalán, tampoco. Aunque él si contaban con la actuación del Estado para cortocircuitar todos sus intentos de secesión, a través del referéndum ilegal. Mientras tanto, el resto de España contempla estupefacta los acontecimientos, preguntándote como es posible que hayamos llegado a esta situación. Cada bando actúa con su razón. El Estado aplicando las leyes que todos nos hemos dado y el Gobierno catalán actuando en nombre de una buena parte de los ciudadanos que les han elegido. El riesgo, el precipicio, el vacío, está ahí, a un paso. Cualquier error puede encender la mecha y desembocar en lo que nadie quiere. El que salte primero evitará que se despeñe, arrastrando a otros en su caída. Es la eterna lucha entre legitimidad y razón, entre derechos y leyes, entre ilusión y conservadurismo. La última rebelión, en el 36, acabó con la victoria de los ilegales y un periodo de oscuridad de 40 años. Nos costó varias generaciones recuperar la democracia. Aquello, el golpe de estado, se ganó por la fuerza, con millones de adeptos, con cientos de miles de muertos y desaparecidos. La manifestación de cientos de miles de seguidores de una causa, embaucados por unos políticos irresponsables, no les dan legitimidad, por mucho que quieran justificarlo. Eso sí, tiene que ser escuchados y el Estado de dar respuesta lógica a los deseos de una minoría, siempre dentro de la legalidad. Aunque la legalidad, también puede cambiarse. Un estado dictatorial también tiene leyes y, por tanto, legalidad. Pero la ley no siempre es justa. Cuidado con el “todo vale”, cuidado con querer estar en posesión de la verdad y, sobre todo, cuidado con ignorar a los ciudadanos. Al fin y al cabo, todos, somos quiénes decidimos quien, como y cuando nos gobiernan. Y, nosotros, los ciudadanos, debemos ser conscientes de que nuestro voto vale igual en cualquier territorio del estado; algo que no ha sido así hasta ahora y que debe ser cambiado de inmediato. La reforma de la Constitución y la Ley Electoral son imprescindibles. O eso o el desastre.

Ustedes eligen.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s