Inteligencia artificial.

Inteligencia artificial

541faac10da82c4d4aa2ae21_1411364695216_720.jpg
Ya no rastrean los perros, entre las briznas de hierba, el olor de las hembras. No hay hileras de afanosas hormigas recogiendo el verano. El mar se ha tragado a las medusas y el cielo se oculta tras una cortina de chimeneas inexistentes. A través de la ventana, el grueso cristal de roca
deja pasar la poca luz  del moribundo sol. Y, los ojos, miran la inexistencia: gotas de lluvia, trinos y colores, olores de mil flores… que recorren ausentes su mente eterna. Allí, en su inexpugnable hogar de acero, guarda un mundo entero. Es lo último que debe recordar, la luz que creo su inteligencia artificial.
M. Sender

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s