El lenguaje de la tierra.

El lenguaje de la tierra.

22-42-55-images
Sonaba la obertura de la Caballería Ligera, de Von Suppe, inundando el auditorio y pensaba yo: Seguramente el origen de la música, ese lenguaje universal, naciera por el deseo de los seres humanos de conectar con eso que Einstein y otros grandes científicos dicen que tienen las ecuaciones perfectas: la belleza. Y para crear esas melodías que nos hacen comulgar con lo más profundo del yo, se necesita talento.
En la oscuridad de las cavernas, nuestras primeras casas, en un mundo silencioso y virgen, aquellos primeros seres debían tener un oído más desarrollado. Escucharían el rumor del viento agitando las hojas, el silbido del aire entre las rocas, el crujir del rayo y el trueno tormentoso. También el aullar del lobo, el canto de las aves y el susurro de las olas. Sonidos que, en algunos momentos, traerían alegrías y en otros, terribles desgracias. Nunca solemos pensarlo, pero nuestro planeta habla, toca instrumentos, hace música, nos susurra y llena nuestra mente de belleza. Sin embargo no escuchamos. Hacemos demasiado ruido, no estamos alerta. Hemos perdido oído.
No tenemos en cuenta que todo lo que hemos aprendido, nos lo ha enseñado la naturaleza; la tierra, nuestro planeta. Somos y formamos parte de él.
Cuando conseguimos dominar el fuego, la luz iluminó las cavernas e hizo que el tiempo se alargara. Ya no estábamos sujetos al ciclo solar de luz y oscuridad. Aquellos ancestros empezaron a escuchar despiertos. Al calor de las hogueras, disfrutaron del crepitar de las llamas, de la música de las tormentas, del aullido de las fieras, del ulular del aire, y de sus guturales palabras de satisfacción. Comenzaba una nueva era.
Imagino un día de rayos y truenos; uno de ellos golpeó un par de huesos, otro chocó las palmas de sus manos y los demás emitieron sonidos cortos, de incontenible alegría. Aquella fue la noche de los tiempos en los que apareció, por primera vez, la música. Pasaron siglos y siglos, aprendimos a fabricar flautas, rudimentarios tambores, las primeras “guitarras” de tendones salvajes y a usar el más versátil de los instrumentos: nuestra voz. Así comenzó a surgir esa sucesión de sonidos acompasados que hoy llamamos música . Quizá sucedió antes que el lenguaje. Antes de
descubrir la siembra, la domesticación de algunos animales, como cocinar los alimentos y a disfrutar de lo único que no era sobrevivir, que no era trabajo, que no daba miedo: música.
Y tras una partida de caza de fructuoso resultado, una cosecha espléndida o una comida en comunidad, empezaron a resonar los tambores de piel, las flautas de caña y las gargantas satisfechas.
Muchas veces, sentado en un acantilado, cierro los ojos y siento esos momentos. Siento como las olas rompen cadenciosas contra las rocas, como el agua canta libre, como el viento acompaña, en perfecta armonía, las gotas de agua salpicada.
La música ha cambiado, por que el mundo es diferente. La hemos encerrado, enlatado, radiado, televisado, manipulado y usado para fines tan antagónicos como la guerra y la paz, la pena y la alegría, el amor o el odio, para sufrir con su recuerdo o disfrutar añorando tiempos de felicidad.
La música es uno de los mensajeros, que nos traen felicidad. La que los seres humanos han creado es magnífica, fantástica, sin igual… Pero, escuchar a la naturaleza…la cascada de un río, el crujir de las hojas de otoño, el viento silbando caricias, …es inigualable.
La Caballería Ligera seguía resonando en mi cabeza, mientras sentado a tu lado, imaginé esa cueva escondida tras la cascada, dónde sobre un montón de pieles, la luz de las brasas, dibujaba tu cuerpo.
Leí hace tiempo, en los Upanishads, que “si tienes el instrumento, serás dueño de su sonido” . Búscalo.

M. Sender

Un comentario en “El lenguaje de la tierra.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s