¿Porqué no ganamos el Mundial2018?

¿Porqué no ganamos el Mundial 2018?

My picture a1f2a5a5-93c3-4c0b-a702-ba6e859f38f6Son múltiples los motivos. Unos extradeportivos: el cese de Lopetegui y la torpeza de los dirigentes del Real Madrid y Federación para acometer el problema. Otros tienen relación con la rutina. Rutina que termina por hacer desaparecer la sorpresa, la tensión, la ilusión y  el deseo. Es como el matrimonio de tantos años. Sabes dónde y cuándo te van a tocar, que postura se va adoptar, hasta que dedo, de los cinco, vas a usar… Así, con este panorama, España intentó conquistar a su amante Mundial2018. Y, claro, los amantes se cansan de repetir la misma “hazaña” de cada cita. España se sintió la amante perfecta, halagada y confiada, dispuesta a demostrar “lo bien que lo hace”. Estas situaciones, por exceso de confianza, pueden derivar en el temido “gatillazo”. Lo de España fue, después del primer encuentro, un gatillazo anunciado. Rusia, tan fría ella, no enseño ni tan siquiera el tobillo; y España, tan “seductora” ella, se pavoneó esperando que cualquier “amante” cayera rendida a sus pies, víctima de tanto poderío técnico. Pero, ya se sabe, un gran “miembro”, no garantiza el máximo de eficacia.
El cortejo fue así:
– De Gea, gran portero, entra en éxtasis tras su cita con el Real Madrid. Frustración. Desencanto. Todos sueñan con “acostarse” vestidos de merengue. El primer “gatillazo” ante Portugal, limita su autoestima y no se le vuelve “a levantar” en ninguna cita más.
-Los preámbulos. Entre Piqué y Ramos, tan altos y guapos, considerados la mejor “pareja” del mundo, deciden bailar solos, cual últimos amantes con el bar a punto de cerrar. Te quiero, me quieres, me querés, te quiero, y así, hasta más de 200 veces. No por mucho decirlo, me convencerás. A su lado, los padrinos, Alba y Nacho (Carvajal), asisten atónitos al “encelo” y, por mucho que lo intentan, dejan el protagonismo a su pareja de centrales. Y, solo eso, participan del recital: te quiero Piqué, te amo Sergio…y los dos,  de vez en cuando, desde derecha e izquierda, pasan el balón esperando que los “novios” decían continuar andando por la alfombra. Un poco más adelante, Koke y Busquets, les animan a llegar hasta el altar. Oidos sordos; ya se sabe, el “amor” anula los sentidos.
Lo demás es fácil: los invitados. Costa, Asensio, Silva y el “niño rebelde”, Isco, sentados en el altar esperando que el resto de invitados (rusos, marroquíes, que más da…) caigan rendidos ante el despliegue de belleza, dominio, destreza y prestigio de esa amante que, con diez años menos, era cortejada por medio mundo.
Cuestión de edad. El que tuvo retuvo, pero, si quieres seguir enamorando, si quieres mantener la tensión… Ser excitante y con imaginación, no adviertas a tu amante, no le digas por dónde, como ni cuándo lo vas a hacer.
La selección española es como el matrimonio que no sale de la habitación, que apaga las luces y se da vuelta en la cama, sin decir ni palabra, después del “achuchón”.
Buenas herramientas y torpeza total.
Hay que cambiar de amante.
M. Sender

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s