NO TE RINDAS

NO TE RINDAS.
Hacía tiempo que no tenía motivos para escribir de cine, quizá porque ninguna de las últimas películas me habían despertado el deseo de hacerlo. Ninguna había conseguido emocionarme. Hoy, por casualidad, he visto una de esas que te hacen humedecer los ojos. Es raro que no la hubiera visto antes. Dirigida por Spielberg. Otra de esas que le convierten en un director capacitado para cualquier cosa, lo que quiera, lo que le dé la gana.
Habla de la amistad entre los seres, no sólo de los humanos, también de otros seres más “animales”. Del honor, de la resignación al destino y de la lucha por cambiarlo. Cuenta como la rendición, no es una opción. De la fe un nuestras capacidades, de la casualidad, de la intuición y de cómo dejar atrás el odio. Del perdón, de la guerra sin sentido. Sin sentido en su comienzo y sin sentido en su final.
Con una extraordinaria fotografía, narra la historia de un hombre vulgar, de una granja pobre labrada con la tozudez con la que algunos afrontan la vida. Sin rendirse. Las vicisitudes de un caballo dispuesto a darlo todo por su amigo, si, su amigo, no su dueño. La bondad de un ser vivo en manos de otros para los cuales solo es un animal de carga. Y, también, y no es un mito, trata del sentimiento incomprendido de esos seres que nos acompañan, que viven entre nosotros, que se tumban a nuestros pies, que nos hacen felices desde tiempos inmemoriales, de esos otros seres que llamamos animales y que, a veces nos sorprenden. También existe la amistad entre ellos.
La narración comienza poco antes del comienzo de la primera guerra mundial y nos enseña el horror y la crudeza de un conflicto infame, donde nadie sabe bien por qué lucha. Unos por el Rey y otros por el Kaiser. No hace referencia a ningún otro motivo, porque en realidad, nunca hay motivos para la guerra. Sin duda, la tregua entre trincheras para liberar a Joey, atrapado entre las alambradas, en tierra de nadie, está inspirada en un hecho real: la tregua de Navidad de 1914.
Es difícil no emocionarse. Spielberg utiliza todos los elementos para hacer amar, odiar y alegrarse, a cualquiera que tenga sentimientos. Una de esas películas por las que merece la pena ir al cine o verla desde la comodidad del sofá de tu casa.

No he dicho el título:
WAR HORSE
Dirección: Steven Spielberg
Fotografía: Janusz Kaminski
Música: John Williams
Con ellos tres, sería suficiente para no perderla, pero además,
Peter Mullan, Emily Watson, Benedict Cumberbacht y Jeremy Irvine, se salen de la pantalla.
Algunas de las mejores frases:

-“Puede que te odie más, pero nunca te querré menos”, diálogo entre los padres de Albert.

-“Te imaginas sobrevolar una guerra y saber que no puedes mirar hacia abajo, que tienes que mirar hacia adelante o nunca volverás a casa.”. Ejemplo sobre el valor del abuelo a su nieta.

-“Yo no sé mucho sobre la vida. Pero si sé que hay días grandes y días pequeños. La mayoría son días pequeños y no le importan mucho a nadie, pero hoy, hoy es un gran día, hoy es nuestro gran día.”. Diálogo de Albert con su caballo .

-“La guerra se lo quita todo a todo el mundo.” Frase de Brandt.

Si queréis disfrutar de una tarde de emoción, no os la perdáis!!

M. Sender

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s